Ventajas de calentar tu hogar con emisores térmicos

Publicado el 31/10/2016

  • Ventajas de calentar tu hogar con emisores térmicos

Un emisor térmico, es un radiador que funciona con energía eléctrica. De avanzada tecnología logran un mayor aprovechamiento del calor, ya que lleva emisores termoeléctricos. Estos aparatos no emiten ninguna combustión por lo que son respetuosos con medio ambiente, su mantenimiento no requiere ningún gasto adicional, es de fácil instalación, no hace falta hacer una instalación previa, esto hace de los emisores térmicos el producto indicado para calentar tu hogar este invierno.

Tienen una gran facilidad a la hora de ser programados de forma individual, para consumir solo en función de la temperatura elegida y durante las horas programadas.

No resecan el ambiente, ya que disponen de humidificadores, no producen ningún tipo de combustión y no emiten residuos por lo que tampoco ensucian las paredes ni emiten molestos olores. Es sin duda el sistema de calefacción más económico, limpio y seguro con el que lograras el máximo confort en tu hogar.

Los emisores térmicos son la solución para estancias donde habitualmente no hay tipo de calefacción, como cocinas y baños.

La temperatura de la superficie del aparato en ningún momento llega a ser excesivamente elevada, de forma que ni puede producir daños por quemadura a los usuarios, en especial a los más pequeños de la casa, ni producen un agobio excesivo a quien se encuentre muy cerca de él. Este hecho facilita mucho su integración en cualquier tipo de estancia, ya sea grande o pequeña.

Emisores térmicos

En cuanto a la eficiencia energética, los emisores térmicos también incorporan termostatos adecuados para ajustar la temperatura de la habitación a la exterior, de modo que cuando esta es más suave la sensación de confort se consigue seleccionando temperaturas más bajas en el interior.

Los emisores térmicos funcionan mediante energía eléctrica y existen : emisores de tecnología seca, fluida y emisores cerámicos.

- Los emisores fluidos: Los radiadores fluidos llevan un termo-conductor de alta transferencia térmica, llevan el líquido y lo reparte de forma uniforme, circula dentro del aparato de forma más rápida. Son perfectos para mantener la temperatura a largo plazo, para un uso continuo.

- Los emisores secos: Estos aparatos calientan uno paneles internos, que van acumulando el calor, una de sus ventajas es la rapidez en el calentamiento. Este diseño proporciona calor al instante. Son más rápidos pero menos eficientes para mantener el calor a largo del tiempo.

- Los emisores cerámicos: Estos aparatos tardan en alcanzar la temperatura máxima. Están compuestos por elementos sólidos de gran conductividad para proporcionar una elevada inercia térmica. Este tipo de aparatos son aconsejables para un uso continuo, siguen generando calor bastante tiempo después de haber alcanzado la temperatura deseada sin consumir más electricidad.

Artículos Relacionados

Comentarios

Ningún cliente comenta por el momento.

Añadir un comentario