Barbacoas. ¿Acero inoxidable o hierro?

Publicado el 29/07/2015

  • Barbacoas. ¿Acero inoxidable o hierro?

Hoy en día podemos elegir infinidad de modelos de barbacoas diferentes, que pueden estar hechas de muchos materiales diferentes, aunque en esta entrada vamos a centrarnos en dos de los materiales más comunes de las barbacoas modernas, el acero inoxidable y el hierro, presentes en un alto porcentaje de modelos a la venta.

Las barbacoas actuales de estos materiales tienen propiedades bastante interesantes que es necesario conocer, sobre todo si se quiere comprar una barbacoa, tanto si es portátil como si es de las conocidas como barbacoas de obra.

Tanto las barbacoas de hierro como las de acero inoxidable cuentan con una superficie adecuada sobre la que preparar prácticamente cualquier clase de alimentos. Las barbacoas de hierro tienen una superficie de cocción más tradicional, lo que proporciona a los alimentos ese toque color con líneas de color oscuro que parecen conseguidas con una parrilla.

 


Por su parte, las barbacoas con acabado en acero inoxidable proporcionan una formidable superficie de cocción antiadherente, siendo mucho más fácil la elaboración de la comida, aunque hay que aceitar un poco la superficie para evitar que pueda pegarse cualquier trozo de alimento.

Ambas barbacoas tienen características diferentes en cuanto al calor. Por ejemplo, las de hierro tardan mucho más en calentarse que las de acero y consiguen retener muy bien el calor incluso con las ascuas completamente apagadas. Por su parte, las de acero inoxidable se calientan de manera más lenta y se disipa el calor bastante más rápido.

Estas son las principales características en cuanto a cocina que tienen las barbacoas de hierro y las de acero inoxidable. Ahora vamos a pasar a otro aspecto de gran importancia que hay que tener en cuanto a esta clase de dispositivos, la limpieza.
Da igual que sean de hierro, ladrillo, acero inoxidable o cualquier otro material, deben ser limpiadas siempre tras su uso y aquí es donde pueden aparecer razones por las cuales declinarse por una clase u otra dado que no todas se limpian igual.

En este caso, para limpiar las barbacoas de hierro hace falta más trabajo y en muchas ocasiones hay que utilizar cepillos de cerdas metálicas para poder acabar con todos los restos de comida que queda adherida al metal. Aunque con las de acero inoxidable no hay que frotar con fuerza, sí que hay que tener especial cuidado en su limpieza dado que se deben utilizar líquidos diseñados especialmente para ello y aplicarlos con herramientas especiales para no rallar la superficie.

 


Otro punto que diferencia a las de hierro de las de acero inoxidable es el precio, la cual puede llegar a ser bastante significativa, siendo las de acero bastante más caras que las de hierro, aunque hay que decir que ambos modelos son de una gran calidad y son ideales para cocinar en cualquier momento, pero ahora ya sabéis algunas de las principales diferencias entre ambas, por lo que a la hora de adquirir una podréis decidiros por la que verdaderamente penséis que es la más conveniente para vosotros y vuestro bolsillo.

Comentarios

Ningún cliente comenta por el momento.

Añadir un comentario