¿Cómo limpiar paredes con papel pintado?

Publicado el 29/07/2015

  • ¿Cómo limpiar paredes con papel pintado?

Con el paso del tiempo, cualquier clase de pared, esté pintada o con papel pintado, acaba ensuciándose, por lo que hay que intentar mantener unas mínimas pautas para que siempre muestre su mejor aspecto, aunque hay ocasiones en las que las paredes que tienen papel pintado no son precisamente fáciles de limpiar.

Por esa razón, en esta entrada vamos a intentar ofrecerte la solución y acabar con algunas de las manchas más difíciles que pueden darse en el papel pintado. Para una correcta limpieza se necesitará: una esponja, un paño suave, masilla limpiadora y lavavajillas líquido, con lo que intentaremos asegurarnos de que todas las manchas acaban saliendo del papel pintado.

Uno de los consejos que siempre se da a las personas que quieren hacer esta clase de limpieza es que hagan una prueba en una pequeña zona de la pared, especialmente si es detrás de un mueble, por lo que, en caso de no obtener los resultados esperados, el fallo no sea visible.

Para ello podemos separar un mueble de la pared y utilizar una esponja ligeramente humedecida en una solución de agua y lavavajillas. Hay que frotar la pared cuidadosamente, con movimientos circulares. Si se ve que la suciedad se va sin problema, entonces podemos continuar con las zonas que tengan papel pintado y estén visibles, aunque hay que asegurarse que no solo se va la suciedad sino que la integridad del papel esté bien, porque de nada vale eliminar las manchas si acaba destrozando el papel.

 

 

Las paredes grandes que tengan papel pintado solamente deben ser lavadas cuando sea estrictamente necesario debido a que si se lavan en exceso el papel, tarde o temprano, acabará por dañarse. En cuanto al paño a utilizar tiene que ser suave, evitando utilizar esponjas y sobre todo estropajos.
Si con ninguno de los productos de limpieza suaves se ha conseguido quitar la mancha se puede optar por soluciones específicas para el papel pintado. En el mercado podemos encontrar limpiador sólido, pero aunque esté especialmente diseñado para tal fin, siempre es recomendable hacer una prueba en una zona no demasiado visible, aunque normalmente suele funcionar bien en cualquier clase de papel pintado, otra cosa es la mancha existente, la cual puede tener una base de aceite, no haber sido limpiada en su momento y se haya incrustado hasta lo más profundo.
Con esta clase de limpiadores hay que ir siempre desde la parte inferior de la pared hasta la zona superior, limpiando siempre el papel pintado realizando movimientos verticales y con mucha suavidad. Para secarlo de manera correcta hay que dar ligeros golpes con una toalla de felpa que sea muy suave, para que vaya capturando cualquier resto de humedad y no dañe al papel pintado.

Recuerda que hay manchas muy persistentes y antes de intentar limpiarlas nosotros por nuestra cuenta podemos consultar con un profesional del papel pintado, que será quien mejor nos pueda asesorar para acabar con manchas difíciles como las del café, bebidas azucaradas, pintura, lápices de cera, etc.

Artículos Relacionados

Comentarios

Ningún cliente comenta por el momento.

Añadir un comentario